Revista de Mediación

ADR, análisis y resolución de conflictos

D. Diego Enrique Arria Salicetti

Es un importante economista, político y diplomático venezolano; destacada figura tanto a nivel nacional como internacional.

A nivel nacional, tras sus éxitos como Presidente de la Corporación Nacional de Turismo (1969-74) y Presidente de la Unión de Organismos Oficiales de Turismo de las Américas (posteriormente Organización Interamericana de Turismo) (1973), fue Diputado en el Congreso de Venezuela (1973-74), Gobernador de Caracas, Distrito Federal (1974-76) y Ministro de Información y Turismo (1977-78), puesto al que renuncia para presentarse como candidato independiente para las Elecciones presidenciales de Venezuela de 1978.

Tras ello, retoma su importante labor internacional, que ya se había iniciado en la década de 1960 como Director del Banco Interamericano de Desarrollo (BID, Washington D.C., 1965-68). Fue imprescindible su negociación con el dictador Pinochet para liberar al opositor Orlando Letelier; y, tras su asesinato en Washington D.C., para poder llevar el cuerpo de Letelier a Caracas hasta la salida del dictador.

En este nuevo periodo, en el ámbito internacional, destaca su rol como Representante Permanente de Venezuela ante las Naciones Unidas (1991-93) y Presidente del Consejo de Seguridad de la ONU (marzo 1992). La buena labor realizada durante este periodo justifica que fuera posteriormente reconocido como Secretario General Adjunto de la ONU y Consejero especial del Secretario General Kofi Annan, hasta 2007.

Como representante de Venezuela en el Consejo de Seguridad (1992-1993), inicia en 1992 la práctica de las reuniones posteriormente llamadas «Fórmula Arria».

Igualmente, entre sus muchas acciones en este periodo, hay que destacar que presidió la Misión de la ONU en la antigua Yugoslavia durante el sitio de Srebrenica, a donde acude en 1993. Fue uno de los mayores denunciantes de la situación que encontró. Presentó un informe al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas donde denunciaba la situación de peligro, haciendo un símil con el famoso título de la novela de García Márquez, «Crónica de una muerte anunciada». Por desgracia, sus advertencias no fueron tenidas en cuenta y año y medio más tarde se produce la terrible masacre. Para más información sobre este importante episodio en el que el Embajador Arria jugó un papel imprescindible, recomendamos el vídeo: «ESPECIAL: Moisés Naím entrevista a Diego Arria», en:

https://www.youtube.com/watch?v=6wneuKxTaeA&sns=tw

Arria participó así mismo en las negociaciones de paz de Bosnia, Los Balcanes, El Salvador, Haití, Guatemala, Somalia y Ruanda, y fue uno de los impulsores de la creación de la Corte Penal Internacional para la antigua Yugoslavia, así como testigo contra el ex-presidente serbio Slobodan Milošević y contra el antiguo líder serbobosnio en Bosnia-Herzegovina, Radovan Karadžić, y en la defensa del comandante bosnio-musulmán Naser Oric, que estuvo al mando de las fuerzas del Ejército de Bosnia-Herzegovina en Srebrenica.

 

Más recientemente, en 2011, regresa a la política nacional, denunciado a Hugo Chávez ante la Corte Internacional Penal de La Haya por Crímenes contra la Humanidad. Igualmente, presentó su precandidatura para la Presidencia de Venezuela, que ganó el candidato Henrique Capriles. Sin embargo, entendiendo la evolución de este personaje histórico, actualmente militante activo en la oposición al gobierno de Nicolás Maduro, podemos dar por hecho que el Embajador Arria seguirá activamente su lucha por los Derechos Humanos, y la evolución y el reencuentro de su pueblo.

Artículos publicados en Revista de mediación: